El iPhone es tuyo, ¿Entonces por qué no puedes mandar a repararlo por tu cuenta?

El iPhone es tuyo, ¿Entonces por qué no puedes mandar a repararlo por tu cuenta?

Publi Club - Paraguay

Si el teléfono es tuyo, puedes mandar a reparar dónde te parezca, ¿sí o no?

Sí, desde que no sea un iPhone…

San Lorenzo, 19 de Abril del 2019.
Por Aizamach de Oliveira

¡HOLA!

El pasado 6 de Abril, el NY times publicaba un editorial sobre este mismísimo tema, en el cual comparaban dos empresas gigantes en sus rubros; La fabricante de teléfonos Apple(c) y la fabricante de tractores John Deere.(c)

Y es que entre un gigante tractor y un pequeño iPhone hay ciertas cosas en común. Una de ellas es el elevado coste de reparación de ambos.

Las dos compañías utilizan una variedad de tácticas agresivas para obligar a que sus consumidores con equipos defectuosos busquen ayuda en sus servicios técnicos autorizados, o directamente compren uno nuevo. Lo cual es perjudicial para centros que podrían también efectivamente realizar esos servicios, a un precio bastante inferior e igual calidad. Inclusive podríamos mencionar el daño ambiental que supone reemplazar equipos con defectos reparables por simplemente uno nuevo.

En Marzo del 2019, la Senadora Elizabeth Warren del estado de Massachusetts propuso en los Estados Unidos una ley federal que concede a los productores rurales el derecho de reparar como quieran sus máquinas agrícolas, sean de la marca que sean. Esta idea deriva de una ley del 2012 del mismo estado que obliga a las compañías productoras de vehículos que vendan en ese estado a proveer toda la información necesaria para que se pueda realizar cualquier reparación, así como qué herramientas son necesarias o el software requerido. Esa misma ley también requiere que los vehículos puedan ser escaneados por cualquier dispositivo genérico de diagnóstico computarizado.

Es una idea interesante de la Senadora, con relación a extender esos derechos a los agricultores; pero entendemos que los consumidores de productos electrónicos se merecen el mismo trato.

El potencial en cuanto a ahorros es bastante considerable. Un estudio realizado en forma independiente en el año 2011 encontró que propietarios de vehículos que los mandaban a reparar en otros talleres gastaban en promedio 24% menos que los que mandaron hacer la misma reparación en los talleres autorizados. Similarmente, en los Estados Unidos, cambiar la pantalla de un iPhone X cuesta 279 dólares, mientras que en la gran mayoría de los grandes locales que ya realizan esa reparación y ofrecen garantía, cobran alrededor de 219 dólares. La falta de información y soporte de parte de Apple, así como la no venta a terceros de repuestos originales, hace que esa reparación sea riesgosa, y que los usuarios se expongan a la tarea de conseguir esos respuestos por vías muchas veces ilegales.

Realmente entonces, pese a que “el derecho a reparar” esté asegurado al propietario de cualquier item, el problema está en que los fabricantes no siempre están dispuestos a ofrecer información, repuestos o las herramientas necesarias.

Muchas de esas reparaciones son fáciles inclusive de realizar. Hoy día cualquier adolescente por ejemplo puede ensamblar su propia computadora de mesa.
La creciente complejidad de los dispositivos electrónicos, la integración entre mecánica, robótica, electrónica, informática, entretanto, requiere necesariamente acceso a información para una reparación segura.

Con el caso de los tractores, se tienen problemas adicionales. Los agricultores reclaman que a veces, tienen que esperar días por una reparación por parte de un centro especializado, lo cual acarrea pérdidas para la cosecha u otras actividades. Muchas veces mandar reparar un teléfono en un centro autorizado, también requiere una larga espera, aparte del costo elevado.

Actualmente, Apple y John Deere se ven obligados a hacer algunas concesiones; si no por buena voluntad, lo hacen por fuerza de ley. Apple en Estados Unidos ya no puede suspender la garantía de un equipo reparado en un centro no autorizado, lo cual ha llevado a que en algunos casos acepte vender partes originales y a ofrecer esquemas, para facilitar a que las reparaciones se hagan de forma adecuada sin perjudicar otros componentes de sus teléfonos, lo cual obligaría a que su garantía tenga que cubrirlos posteriormente.

John Deere ya ofrece manuales de reparación en venta, y pretende hasta 2021 ofrecer repuestos originales a terceros, herramientas especializadas y esquemas.

Aunque en el caso de estas dos grandes compañías fabricantes, las cosas estén empezando a ocurrir por fuerza de ley, algunas otras compañías han demostrado mejor voluntad. La gran mayoría de los fabricantes de automóviles en los Estados Unidos ofrecen lo mismo a sus compradores, en todo el territorio nacional, que lo que ofrecen a los compradores de Massachusetts, en un esfuerzo para que todos los clientes tengan igualdad de condiciones y puedan ejercer su pleno derecho sobre algo por lo cual han pagado.

Esperamos que el ejemplo muy pronto sea tomado por otras compañías.

Gracias por leer!

-Si este artículo te ha parecido útil e interesante, por favor compártelo en tus redes sociales

-Si tienes dudas, comentarios o sugerencias, nos encantaría que escribas abajo en el apartado para comentarios.
Es un placer poder ayudarte.

Clic en los botones abajo para compartir este artículo en tus redes sociales:

Déjanos tus comentarios: